Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 8 de julio de 2011

Señoras cuyos hijos siempre tienen "unas décimas"

Las tardes de julio son especialmente largas. Sobre todo si decides quedarte en la ciudad. Más aún si tu residencia se asienta en el mismísimo Valle del Guadalquivir. Aún más si tienes hijos pequeños.

Esta tarde, el contador de Endesa corre que se las pela a cuenta de unas cuantas frigorías que brotan alegremente por las rendijas destinadas a tal efecto. Esta tarde, la estrategia de gestión del aburrimiento infantil está devolviendo resultados favorables, y bien sabe dios que no siempre es así. 

Paula devora su sexto verano dispensando los más dulces cuidados maternales a un bebé de gutapercha vestido con gorro y chaquetón de lana que infunde soponcios de sólo mirarlo así de abrigado. Aprovecho la paz reinante para bucear por eso que llaman Timeline mientras mi cerebro mantiene en segundo plano las palabras de cariño que ella dirige a los inanimados oídos del bebé. 

Y en medio de unos cuantos RT, matizada por el suave murmullo del aire acondicionado escucho la siguiente frase: 

-Uy, parece que tienes un poco de fiebre. Tendré que llevarte al pediatra para que te mande un jarabe...-

Me paralizo. Elevo la mirada por encima del monitor y la sostengo perdida en algún punto del espacio mientras intento digerir lo que acabo de escuchar. Las palabras de Paula acaban de evidenciar una asociación cognitiva que se vertebra mediante la secuencia "signo/síntoma-consulta al pediatra-medicamento". 

La sensación que experimento ahora es similar a la que me recorrió el cuerpo cuando Paula trajo a casa la primera palabrota importada. Seguramente ella también habrá contribuido al mercado de las palabrotas exportando alguna de las que se me han podido escapar. No pasa nada. Simplemente te das cuenta de cuán arraigadas están algunas creencias relativas al cuidado de la salud, el consumo de servicios sanitarios, y el uso de los medicamentos, y cómo se transmiten como verdades absolutas. Esa asociación de ideas sin duda ha entrado en casa por emulación, pues bien que me afano en predicar lo contrario a los cuatro vientos. 

Y mira por donde me encuentro un enlace a la iniciativa "3clics" del Instituto Catalán de Salud, una web sobre Atención Primaria Basada en la Evidencia, con la siguiente entrada: Antipiréticos en niños: Objetivo, confort que refleja perfectamente los usos y costumbres en el manejo de la fiebre. 

Os dejo algunos enlaces más sobre el tema:










No hay comentarios:

Publicar un comentario