Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 30 de junio de 2011

¿Tú de qué tribu eres?. Al hilo de #cargosdenfermer@s

En la antigua Roma, las elecciones a ediles curules y cuestores se realizaban en la Asamblea de las Tribus, y tenían lugar en el Foro. Cada tribu representaba un voto, y esto garantizaba la representatividad de todos los linajes tanto patricios como plebeyos. No obstante, al existir 4 tribus urbanas y 31 rurales, la votación siempre estaba sesgada, haciendo que el voto de los ciudadanos de la urbe fuese menos valioso.

Viene esto a colación del debate generado en twitter en el entorno del hashtag #cargosdeenfermer@s donde la "tribu" enfermera anda revuelta por la supuesta eliminación de puestos directivos de enfermería en diferentes entornos. He aquí mi posicionamiento:

Soy enfermero, pero no creo en las tribus. Y me vienen de maravilla las palabras que Mario Vargas Llosa utilizó en su discurso de premio Nobel para referirse al nacionalismo: "el nacionalismo... convierte en valor supremo, en privilegio moral y ontológico, la circunstancia fortuita del lugar de nacimiento". Cambiemos la palabra nacionalismo por "corporativismo" y lo del lugar de nacimiento "por la profesión escogida" y casi estaremos hablando de la misma cosa. 

A menudo, las personas que profesan el sentimiento corporativista, sean médicos o enfermeras, hablan de "el médico" o "la enfermera" como si el desarrollar una u otra profesión estuviese genéticamente predeterminado, e incluso a veces uno se queda perplejo escuchando expresiones como "los médicos somos..." o "las enfermeras somos...". En definitiva, expresiones y sentimientos tribales que generan tendencias excluyentes que tienden a clasificar el mundo en buenos y malos,  y actitudes que cuando se llevan al extremo rozan la intolerancia y dificultan la convivencia. 

Por eso he de posicionarme en contra de quienes excluyen a alguien de un puesto directivo por el hecho de ser enfermera, pero no menos en contra de quienes exigen que se establezcan cuotas de enfermeras en determinados órganos directivos. 

Lo importante no son las cuotas, sino la necesidad de que los  servicios de salud reconozcan, valoren y potencien la importancia de los cuidados. Un sistema sanitario que da importancia a los cuidados es un sistema sanitario pleno de garantías para el ciudadano. Un sistema sanitario que dé importancia a los cuidados no prescindirá de incorporar miradas enfermeras en el diseño de sus estrategias. Bajo mi punto de vista, esa es la clave y no las cuotas.

Y en el plano directivo, que estén siempre quienes mejores competencias puedan acreditar, independientemente de la disciplina. Los ciudadanos merecen a los mejores clínicos en la clínica, a los mejores investigadores en la investigación, y a los mejores gestores en la gestión.

No me identifico con quienes se identifican con una tribu, ni con quienes evalúan las estrategias de los sistemas de salud en función de si son "buenas o malas para tal o cual profesión", pues no están destinadas a favorecer intereses tribales, sino a mejorar la salud de los ciudadanos. Esa es la clave que debería estar presente en todos los discursos, y en esa línea argumental, como consecuencia directa y no como fin en sí mismo, la enfermería como ciencia humanista tendría mucho a su favor. 

Ahí lo dejo.





   


12 comentarios:

  1. Jose Luis, en un mundo corporativista, casi todo se organiza en grupos y tribus, aun estando en contra de algunos corporativismos "estupidos" algo corporativistas tenemos que ser, no?.

    Fundamentalmente porque quien seguro que no entiende nada de lo que has escrito es el corporativo colectivo medico.

    Estoy frontalmente en contra de las cuotas paritarias y de las compensaciones por presiones del lobby de turno. Creo románticamente en que el mas preparado debe ser el que ocupe el puesto, independientemente de su profesión (que es secundaria teóricamente)... Pero yo no organizo el mundo político y, tristemente, existen las cuotas, las parcelas y las compensaciones a los lobbys.

    A partir de aqui... prefiero ser un poco corporativista que dejarme comer la tostada como profesión mientras otros comen jamon y gambas.

    ResponderEliminar
  2. Probablemente no te falte razón en algunas cosas, y tal vez me deje llevar por ese romanticismo al que aludes, pero me resisto a pensar que el primer sistema sanitario del mundo debe construirse sobre la base de tiras y aflojas entre lobbies, y no sobre la base de la salud basada en el mejor conocimiento, con la aportación compartida de todas las disciplinas.

    ResponderEliminar
  3. Creo que coincidimos en que no importan las personas (y su titulación) sino la visión de la atención sanitaria que prestamos en equipo y como esa visión se materializa.

    Tenemos que hacernos visibles sobre una base de pruebas de que la atención prestada por la enfermería aporta seguridad y calidad a la asistencia sanitaria de forma eficiente.

    ResponderEliminar
  4. Enfermera en la tribu que no se ha enterado de nada. Yo tan feliz hoy con mi entrada sobre células madre. Debo ser la más original de la tribu, o la más rarita...
    El fin de semana repasaré mi TL para ver cómo surgió ésto.

    ResponderEliminar
  5. Por cierto... magnífico post el de las células madre.

    ResponderEliminar
  6. Hola, José Luis. Estoy en radical desacuerdo contigo, lo cual no obsta para que haya dedicado bastante atención y tiempo a revisar tu entrada, que me parece muy interesante.

    Pero: a) Has equivocado el oponente, la tribu no existe, al menos entre quienes han generado este debate, nadie pretende cuotas de cargos exclusivas para enfermeras; b) Creo que confundes dos planos o niveles, el de la gestión, al que perteneces, y el del diseño de políticas estratégicas. Si queremos esttrategias de cuidados, tendrán que ser enfermeras quienes las desarrollen; y si queremos que sean viables, éstas tendrán que estar al mismo nivel que el resto de políticas estratégicas.

    ¡Ah! Y coincido -desde fuera, no soy enfermera, sino sociólogo- con Andoni C. en que un poco de "corporativismo" no le vendría mal a vuestra profesión.

    Como oprueba de que tu planteamiento, aunque discrepo radicalmente de él, me ha interesado mucho, en mi blog publico hoy una entrada, exactamente al tiempo que este comentario:

    http://juherya.blogspot.com/2011/07/la-enfermeria-no-es-una-tribu-es-un.html

    Un saludo y suerte con tu blog. Espero que siga siendo polémico, echo de menos las polémicas.

    ResponderEliminar
  7. En primer lugar, querido Juan F., muchas gracias por tu comentario y porque coincido contigo en que el debate es sano.

    De entrada quiero matizar lo de "oponente", puesto que mi post no pretende fijar un oponente ni ir contra nadie, sino establecer mi posicionamiento ante determinadas realidades que a mí me parecen tribales, y que como explico en el texto, no son exclusivas de la enfermería.

    Por tanto, lamento que se haya interpretado como un post de "oposición a alguien", porque para nada lo pretendía.

    El debate al que haces referencia, surgió como consecuencia de algún relevo de una enfermera en otra comunidad, no obstante, mi post no iba exclusivamente dirigido a ese suceso concreto, sino también al debate que subyace en este momento en Andalucía, y que sí que se refiere al plano de la gestión, y no al estratégico, y que sí que habla de cuotas. Las cuotas están en el discurso, por eso he hecho referencia a ellas.

    Muchas gracias de nuevo por tu comentario. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Al habla la bruja de la tribu ;) jjeje es que para una antropóloga la palabra tribu le dibuja la sonrisilla (pero no, no voy por ahí). Yo venía a escribir unas palabrillas ancá mi nuevo amigo Jose Luis y solo reiterarme en lo dicho: hablo en primera persona para no meter a nadie en mis gustos. Quiero estar como enfermera y representando a la mirada enfermera en la decisiones estratégicas y políticas, si, soy corporativista, a día de hoy no me fío de que otros lo hagan por mi, de hecho en Andalucía la DECA es asi, enfermeras en lugares estratégicos. Me encantan los debates y me encanta filosofar (que sean los mejores los que me dirijan independiente de su formación...etc etc)pero cuando me tumba la realidad pido a voces estar en donde tenemos que estar.
    Estoy un poco repetidilla, pero he cojido carrerilla en el tema corporativo no se porque, parece que la que quiere el cargo de Directora General de Cuidados soy yo jejej (bueno formación tengo, buenas formas tambien...aunque nooooo, no quiero ),lo dicho, ha hablado la brujilla de la tribu.
    Besos amigos, es un placer debatir con vosotros, de corazón.

    ResponderEliminar
  9. El placer es mutuo, gracias por tu comentario. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Hola Jose Luis, gracias por tu entrada y felicidades por tu blog.Permíteme reproduzca dos mensajes claves de la lectura: " Un sistema sanitario que da importancia a los cuidados es un sistema sanitario pleno de garantías para el ciudadano. Un sistema sanitario que dé importancia a los cuidados no prescindirá de incorporar miradas enfermeras en el diseño de sus estrategias". "Y en el plano directivo, que estén siempre quienes mejores competencias puedan acreditar, independientemente de la disciplina".

    Por supuesto que estoy de acuerdo, y por ello tenemos que luchar, de ahí que también comparta los razonamientos de l@s compañer@s.

    Un abrazo a tod@s.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias Juany, claro que sí, estamos todos en el mismo barco... un beso

    ResponderEliminar